Facebook Twitter Google +1     Admin

Elisa García Sáez “La miliciana”

20130523221205-elissa.jpg

Da la impresión que simplemente es sólo una vieja tumba más, como otras muchas del cementerio, que parece permanecer indiferente, fría y abandonada, esperando que el tiempo termine de borrar su recuerdo. Pero pronto se descubre que no ha sucedido así, sorprendentemente ha ido escapando del olvido y ha formado parte de la memoria colectiva del pueblo altoaragonés de Sariñena. “Estás muerta y no lo estás/ dentro de esta tumba fría/ descansa en paz hija mía/ que en tus padres vivirás”, los hermosos versos escritos en su lapida han sido cantados en juegos infantiles y aún hoy en día, con cariño y añoranza, son recordados por las personas más mayores de la población. Los versos aparecen en una lápida, compartiendo espacio con otras enigmáticas líneas, una leyenda tallada que brutalmente fue borrada.

A golpe de martillo y cincel fue picada parte de la inscripción esculpida en la lápida de “La Miliciana” Elisa García Sáez. Según cuentan, sucedió a la entrada  de las tropas sublevadas franquistas, suceso que dio paso al nuevo gobierno local. Las palabras de la memoria fueron desgarradas de la piedra, el odio destrozó el recuerdo y la rabia arrebató la dignidad y la libertad. El martillo, el cincel y también el tiempo y quién sabe qué más, situaron a las distintas generaciones ante unos versos ocultos. Ignorábamos a que podían referirse, nadie conseguía desentrañarlos.

Es por el año 2010 cuando varias personas de Sariñena acudimos al cementerio en busca de la tumba de Elisa García Sáez. Habíamos oído hablar del fascismo convertido en martillo, habíamos oído hablar de su leyenda borrada. Allí la encontramos. Destacaba su blanco mármol de versos picados. También su cruz, con la foto de la joven Elisa, fallecida el 25 de agosto de 1936 a los 20 años de edad.

Desde entonces, fue creciendo nuestra necesidad de restaurar su memoria. El intento por recuperar esos versos ocultos hizo aflorar el deseo de conocer, ¿qué pedazos de historia nos iba a descubrir Elisa?¿qué pedazos de historia se perdían tras los duros martillazos?. Nunca imaginamos que leer pudiese costar tanto, desoladora llegó a ser la impotencia ante las ilegibles palabras que reiteradamente se habían tratado de leer. El fascismo quemó libros y ha picado palabras de piedra en un intento de borrar leyendas que al final son imborrables.

Pronto accedimos a su partida de defunción, averiguando que Elisa García Sáez nació en el barrio barcelonés de Sant Andreu, el 22 de septiembre de 1916. Elisa fue militante en el sindicato de la UGT en la fábrica “Fabra i Coats” y en 1936 partió al frente de Aragón como enfermera en una columna de la CNT, posiblemente en la columna “Ascaso”. El historiador de Sant Andreu Jordi Rabassa Massons ha seguido la pista de Elisa García Sáez. Elisa fue delegada de la Sección Femenina en el Grupo Infantil de la Cooperativa ’L’Andreuenca’, por lo que fue reconocida tras su muerte por sus compañeros/as a través del medio de Acción Cooperativista (núm. 696 del 04/09/1936), una publicación del mundo cooperativista barcelonés.

“Las Juventudes Cooperativistas de Barcelona han debido de lamentar esta última semana una baja sensible en sus filas. Se trata de la simpática y valerosa compañera de la ex-sección de Juventud de «L’Andreuenca» Elisa García, de diecinueve años  de edad.”

También aparece en la revista Tremp, donde equivocan su nombre por el de “Felisa” García. En un primer artículo de 1936 hacen referencia a su muerte “Murió cuando luchaba por conquistar la emancipación que había deseado en vida”.

Tristemente, Elisa fue herida de gravedad en un bombardeo en el frente oscense de Tardienta y posteriormente fue trasladada al hospital republicano de Sariñena, donde finalmente falleció por “heridas sufridas en acciones de guerra”, según su certificado de defunción. Un segundo artículo en noviembre de 1936 de la revista Tremp, relata la inauguración del “Casal Jove Cooperativista” en honor y homenaje a los estimados camaradas fallecidos Castells, Martí y Felisa García, errando otra vez el nombre de Elisa.

Elisa fue una de las primeras victimas de la guerra civil en el frente de Aragón. Las muertes de las primeras milicianas causaron un mayor impacto en el bando republicano. La noticia sobre el fallecimiento de Elisa García aparece recogida en el periódico ABC de la época: “Elisa García ha muerto en el frente de Aragón”. La noticia contiene las palabras que escribió Elisa en una carta a su madre Teresa: “No paséis pena por mí; procuraré que no me pase nada: pero por si casualidad me sucediera algo, pensad que otros como yo también habrán caído. Si yo supiera que dando mi vida se podría terminar con los asesinos de la clase trabajadora, gustosa la daría. Si os dijeran que la lucha no es propia de las mujeres, decid que el cumplimiento del deber revolucionario corresponde a toda persona que no sea cobarde”.

Su figura ha sido distinguida por ser mujer y formar parte activa en la lucha, de este modo aparece citada por las historiadoras Nuria Valls y Montserrat Carreras: La mujer catalana en las milicias (Historia 16: La Guerra Civil Número 10: Milicias y ejércitos, Edición 1986). “Elisa García Sáez representa la figura de la mujer miliciana en la guerra civil española. Mujeres que tomaron parte activa en la lucha reclamando unas libertades colectivas que veían peligrar”. También aparece recogida en Solidaridad Obrera, 3 de septiembre de 1936: “Ella no aceptaba un papel no militar para las mujeres ya que entendía que tenían que combatir igual que los hombres y sólo correspondía a los cobardes rechazar la lucha armada”.

Asombroso fue tener constancia, gracias a Víctor Pardo Lancina, periodista y escritor altoaragonés especialista en la guerra civil española y autor de Tiempo destruido,  que el nombre de Elisa García Sáez aparecía escrito en una pared, dando nombre a una calle de un pueblo, no reconocido, de Los Monegros. La imagen aparece en un documental de la CNT Aragón trabaja y lucha, rodado en 1936 en distintos pueblos aragoneses. También en Barcelona se dedicó una calle a Elisa García Sáez, la actual “carrer de les monges” (calle de las monjas). La noticia del cambio de nombre de la calle aparece en la revista TREMP, en el número del 15 de enero de 1937. El acto, organizado por el Sindicato Mercantil de la UGT, se realizó el 3 de enero de 1937 y contó con numerosas adhesiones, destacando la participación de la banda del P.O.U.M., quienes ejecutaron himnos revolucionarios.

A principios de abril del 2013 se terminó de leer la cuarta y última frase. La leyenda borrada ha amanecido de la oscuridad del fascismo y su memoria ahora reside en los imparables aires de libertad que recorren el mundo y que nunca podrán ser atrapados ni dominados por el fascismo. La leyenda borrada son los cuatro versos siguientes:

 


“Muerta heroicamente

luchando contra el fascismo

en el frente de Aragón

sector Tardienta”.

 

Estás muerta y no lo estás, tu memoria está viva ¡en nosotros/as vivirás!, por siempre “Elisa García Sáez”.

 

A la memoria de Elisa García Sáez.

 

- Posts relacionaus:

Homenaje a "la miliciana" Elisa García Sáez

Recuperando la memoria de Elisa García Sáez

Homenaje a la miliciana

 

                        


23/05/2013 22:12. Monegrino #. sin tema

Comentarios > Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris